domingo, 18 de enero de 2015

luna de miel: Riviera Maya

Como ya os conté en una de las últimas entradas, una de las bollis se casó en julio del año pasado y toda boda va acompañada luego de una Luna de miel. 

En este caso, el destino elegido fue Riviera Maya, ya que tenía todos los componentes perfectos para un viaje de novios, relax, diversión, turismo y comida, mucha comida, que las boda a las novias sobre todo nos deja con unos kgs de menos.

Esta bolli tan viajera, en algunos momentos antes de la boda, llegó a pensar que podría estar equivocada en su elección, por si podría llegar a aburrirse en un destino como ese, hay tantos destinos tan maravillosos para un viaje tan especial como ese que una se vuelve loca; pero fué tan acertada la elección que este año pensamos repetir por primer aniversario de boda.

También tengo que deciros que combinamos México con París y Disneyland (esta parte de la luna de miel os la contaré en otra ocasión) así que tuvimos un viaje de novios completito!

El hotel en el que estuvimos fue un hotel 5 estrellas superior, el Palladium Katenah/ Colonial, piscinas perdí la cuenta de cuantas había, buffet eran otros tantos y restaurantes temáticos (japones, chino, argentino, mexicano, italiano...) unos cuantos también, todo, todo, incluido en el precio, así que podéis imaginar con cuantos kgs de más volvimos. 

Y como es mejor una imagen que mil palabras, os enseño fotitos que seguro que os gusta más.

- Barra de bar en mitad de la piscina, de ahí no salíamos, es raro ver una foto mía en la piscina sin un cocktail, con la calor que hacía el cuerpo pedía mucho líquido y había tantos, que una no se podía ir de allí sin probarlos casi todos.


Y una vez cocktail en mano, a la tumbona en el agua, para no pasar ni una chispa de calor.


- El hotel: no era raro encontrarte por el hotel animales como flamencos y cocodrilos, pero estaban  en una zona vallada: 


                                   



Aunque había otros animalillos como estos que siempre andaban merodeando por alrededor de los buffets, para que la gente le diera de comer.


La última mañana la aprovechamos en el Spa, que aunque era de pago, solo costaba 8 dolares y podía usarlo durante todo el día. Estaba bastante completo con sus chorros para pies y piernas, jacuzzis, saunas, etc...


 Aquí os dejo unas fotitos de algunos platos de los restaurantes temáticos.




Me parecía curioso que en los restaurantes temáticos, los postres te los presentaban así todos juntos y ya elegías el que mas te gustaba, aunque con la pinta que tienen todos, costaba mucho decidirse.




  
En nuestro viaje, tambien tuvismo tiempo de hacer algo de turismo, no todo iba a ser cockteles y comida. Tuvimos la ocasión de conocer la cultura maya que es bastante interesante, pudimos bañarnos con delfines (una de las mejores experiencias), bañarnos en Cenotes y visitar lugares como Chichen Itza (una de las maravillas del mundo), Ek Balam, Playa paraiso, Tulum, Cobá, etc.
- Este es el cenote Ik kil, los cenotes los hay cerrados (como si fueran cuevas, semi abiertos como este o abierto por completo)

- Nadando con delfines (podeis ver mi cara de completa felicidad).





Y aqui conociendo a cultura maya:
- Chichen Itza, unas de las maravillas del mundo ( y no es para menos).


- Cobá: todos esos escalones mal puesto subimos, que no eran pocos.





- Tulum:  una ciudad  amurallada y su playa, es digno de ver.




Al cambio de horario nos acostumbramos muy rápido, eran unas 6 o 7 horas de diferencias, que nos bastó con la primera noche para coger aquel ritmo.

Y de los mexicanos decir que fueron muy agradables y serviciales.

Espero que os haya gustado esta visita rápida por Cancún, el vuelo de ida es de 11 horas y se hace un poco pesado por lo nervios por llegar y de disfrutar, el de vuelta son 10 horas y ni te enteras, va todo el avión dormido. Pero.... ¿No merece la pena aguantar esas horas de vuelo para disfrutar de este maravilloso destino?